miércoles, 1 de junio de 2011

CAP 19

Decidimos ir a la playa. Solo caminábamos en silencio. El cielo comenzaba a llenarse de naranja. Un hermoso atardecer estaba por empezar.

Habíamos estado horas hablando de todo. Le conté a Nick sobre el compromiso, y en como el había tenido razón en todo lo que me había dicho hace rato.
Él me contó sobre estos 3 años. Como vio morir compañeros y como decidió retirarse.
Era verdaderamente increíble que siguiera vivo.

El atardecer era indescriptiblemente hermoso. Aun caminábamos por la orilla, dejando que las suaves olas mojaran mis pies. Nick caminaba de espaldas, con las manos en los bolsillos. No sé como no se caía en su intento de mirarme mientras hablábamos.

Se detuvo un momento, haciendo que yo me detuviera también.
-Hay algo que quiero decirte.

No le respondí, solo lo miré atentamente.

Nick suspiró y me miró como lo hacía hace tanto tiempo. Tomó aire antes de decirme algo que no esperaba...


-Miley, yo te habría cortejado, habríamos pasado días enteros juntos. Noches que podíamos habernos escondido para amarnos sin poder detenernos. Y solo después de pedirle permiso a tu padre, me habría arrodillado ante ti y te habría ofrecido un anillo para que pasaras el resto de tu vida junto a mí.

Eran las palabras más hermosas y a la vez más dolorosas que pude escuchar en mi vida. Todas de unos mismos labios y en un mismo encuentro.

Nick siguió hablando.


-Pero no estuve aquí. Y aunque mi orgullo no me permita aceptarlo, se que fue un error. No me arrepiento de haber servido a mi país, pero sí de haber perdido a la mujer que más he amado.

Pasaron varios minutos hasta que pude asimilar las palabras y le contesté con lágrimas cayendo sobre mi rostro.

-¿Crees que no fue difícil para mi? Cada día era interminable. Cada segundo deseaba que volvieras y cada minuto te anhelaba más.

-Miley, debiste avisarme. Una llamada?! Una carta! -Supe exactamente de que hablaba.
-No pude. No podía verte.
-Esa no es una respuesta!
-No pude, está bien? No pude!!! Porque si escuchaba de nuevo tu voz o peor, si te llegaba a ver otra vez iba a cambiar de parecer! Sólo, no pude.

-Cambiaste de parecer? - Preguntó seriamente.

Me hice la misma pregunta en mi mente. ¿Había cambiado de parecer después de que Nick había vuelto a mi vida?

-Amo a Liam.
-Quizás sea cierto, pero aun me amas a mi.
-Eres demasiado egocéntrico
-¿Te acuerdas del primer día que fuimos a la playa? Desde ese día puedo sentir lo que sientes, saber lo que piensas… Puedes mentirle a él, a tu familia, e incluso a ti misma si quieres, pero no puedes mentirme a mi! Miley sigues amándome, así como yo lo sigo haciendo.

Dicho esto tomó mi cara entre sus manos y me acercó casi con violencia hacia él.

Al principio me resistí a su beso. Pero sus labios conocían demasiado bien el camino hacia los míos, y sentí como si estos 3 últimos años no hubiesen pasado. Mis manos viajaron automáticamente a su cabello, intentando profundizar aun mas este beso lleno de dolor.

Sentía rabia, impotencia, y odio hacia mi misma, pero también sentía amor y deseo hacia Nick.

Sus brazos se apretaron en torno a mi cintura y me alzó en un abrazo.

-Lo ves? Seguimos siendo los locos enamorados de siempre, eso es algo que simplemente no se puede ocultar- Me dijo cuando nos separamos para tomar aire.

No le contesté.

Di media vuelta y caminé hacia la casa.

Nick vino detrás de mí sin decir ni una palabra.

Llegué a la casa y recordé que la puerta de atrás siempre estaba abierta por este tipo de incidentes. ¿Por que tenia que recordarlo justo ahora y no antes de todo eso de las confesiones y el beso?

Nick parecía estar muy divertido. Siguió caminando detrás de mi. Acaso me seguiría también hasta el baño? Sabía la repuesta, pero no quise pensar en ella.

Las luces estaban apagadas.

Los abuelos llamaron para avisar que después de dar su paseo habían decidido visitar a su hija menor. Así que se quedarían en casa de selena y Kevin por la horrible lluvia que había comenzado a caer.

Nick no se podía ir con esta lluvia, así que fui directo a la cocina a preparar la cena. El me ayudó por supuesto, y cocinar junto a el sólo me entristeció. Si, estoy loca, pero el momento era tan perfecto, como si fuéramos una pareja de recién casados preparando la cena entre risas después de un gran día.

Pero él no era con quien me iba a casar.

Nick puso la mesa para los dos mientras yo llevaba la comida y la botella de vino al comedor.

Parecía que había una tormenta allá afuera.

Habíamos terminado de comer y tomábamos una copa de vino cuando un trueno cayó muy cerca y la luz se cortó ruidosamente.

Genial.

-Creo que hay una vela en alguna parte de la cocina- Le dije a Nick- Espera un segundo.

Fui a la cocina con cuidado y busqué en una de las alacenas. Tenia razón, había unas cuantas velas y unos cerillos al lado. Todo estaba extremadamente silencioso solo se escuchaba el agua caer a chorros.

Por eso me asusté al sentir las manos de Nick sobre las mías y su cuerpo pegado a mi espalda.

Su respiración removía el cabello cercano a mi oreja.

Apenas me acordaba de como respirar.

Sus manos ahora se entrelazaban a las mías. Me estaba embriagando con su olor. Lo necesitaba tanto. Esto estaba mal..

-Nick, esto está mal-Dije ahora en voz alta.
-Dime que no me amas y te dejaré en paz.

Nick me dio vuelta para verme a los ojos.

Por supuesto no pude responder a eso.


-Esto es un error -Dije deteniendo el beso, que había iniciado segundos antes.
-Se que es un error, pero luego tendremos tiempo para lamentos...



No hizo falta que dijera otra cosa y me deje llevar...


No se que hora era cuando me desperté, pero era muy tarde en la mañana ya que el sol entraba fuertemente por mi ventana. Como siempre, me encontraba boca abajo. El recuerdo de la noche anterior me golpeó fuertemente. Abrí los ojos con cuidado, pero no vi a Nick por ninguna parte. Acaso todo había sido un sueño? Los besos? Las caricias? El momento en el que hicimos el…

Dejé de pensar cuando mi mano chocó contra un papel en mi almohada que decía:

“Lo de anoche no fue un sueño, aunque pareció serlo. Aun no es tiempo de enfrentar los errores, solo disfruta el momento”.



Sí, aún lo amaba.


Al ver mi ropa regada por toda la habitación confirmé lo que deseaba fuese un simple sueño. Puse una mano en mi cabeza y maldije mi falta de autocontrol.

Me di un baño rápidamente y me puse uno de mis vestidos antes de bajar a desayunar.

Los abuelos ya habían vuelto, pero no estaban solos.

-Mira a quien nos conseguimos en el camino-Dijo la abuela.


Liam me sonrió. ¿Porqué estaba aquí? Tenían que estar bromeando.

3 comentarios:

  1. ahhh me encaanto el capi geneal

    ResponderEliminar
  2. omg !! sube pronto , Esta hermososisiisismaa ! :D Diablos estoy con ansias de saber que pasará !

    ResponderEliminar
  3. grrrrr maldito liam por que tenia que llegar ahora precisamente no me respondas me se la respuesta jeje porfis no tardes muxxo en subir el otro me encanto esta nove...

    ResponderEliminar